#55 Día catorce: Que si que no que si.

El día de hoy tenia que partir en forma definitiva a cumplir mi misión a la ciudad de Tar.  Nos levantamos muy temprano con mi amiga (7 am) para esquivar el calor y partimos al terminal.

IMG_20140120_120704_092
Trate de comprar pasajes en tres empresas de colectivo (bus) y todos me decían que no podía ir la Dorita,  a pesar de que la ultima vez que fui al terminal el señor controlador de buses me dijo que si podía ir como equipaje.

Después de mucho rogar me mandaron a preguntar a los encargados del equipaje que me dijeron que no, volví a la caseta de control y me enviaron a hablar con el chofer del bus que tenia que tomar, que también me dijo que no.

Volví a la caseta de seguridad y me envió a hablar con el cnrt o algo asi (he hecho tantos tramites que ya no almaceno ni una sigla mas) fui pero estaba cerrado porque era muy temprano.

Volví donde mi amiga que estaba con mis cosas y nos fuimos a desayunar, a esa altura yo solo quería un vodka tónica para olvidar lo que estaba viviendo, pero era muy temprano y no había nada etílico cerca, así que me tome un submarino (leche caliente con una barra de chocolate dentro que se derriteee ñam) para darme animo y no llorar, solo por eso.

Hicimos hora y volví a al cnrt (o crnt o algo así) y me dijeron que no, pero me enviaron a otro lado a hablar, otra sigla extraña que ya olvide y que también me dijeron que no peeero aquí habían dos chicas muy amorosas que me ayudaron y se pusieron a buscarme otra alternativa de transporte, linda ellas (para las que no me creen que yo solo me encuentro con puras mujeres solidarias y buena onda) … pero valía 110% mas que un pasaje de colectivo y no tengo esos 110% mas, al final, me autorizaron a viajar con la Dorita … pero en la maleta y no se responsabilizaban por si le pasaba algo ahhh! y tenia que irme si o si altiro antes de que subiera el calor (… y ya eran las 11 am).

Corrí a comprar el pasaje, a buscar a mi amiga y ambas corrimos con las cosas para embarcar, mientras yo hablaba con el señor del equipaje para que porfavor la dejara lejos del motor, mi amiga por mientras le rogaba al chofer que por favor la dejaran subir, al final nada, solo quedaba confiar y hacer el baile de la lluvia para que no subiera el calor, me despedí de la Dorita, me despedí de mi amiga, subí al segundo piso del bus, encontré el numero de asiento, me senté y escucho a mi amiga llamarme! bajo corriendo y el chofer había accedido a subir a la Dorita donde los pasajeros, yay! nos abrazamos felices con mi amiga y fuimos a buscar a la Dorita que no cachaba nada por tanta Melisa que le di y sonreía como diciendo “yo te conozco jajja miraaaa los coloooooresh”

Subimos con la jaula al segundo piso del bus y los otros pasajeros miraban, se reían y preguntaban si tenia la vacuna de la rabia, no dijimos nada y solo sonreímos, si hubiera tenido una mano libre hubiera hecho el saludo de miss universo (a veces pienso
que me gustaría tener esos 3 pares de brazos igual que ese dios indu).

La acomodamos al final detrás de la ultima corrida de asientos, y me, acomode en un asiento diagonal a la jaula, descansar por fin dije, pero no, la Dorita se puso a hacer pucheros, así que obligada a irme a sentar en el suelo del bus a su lado para que
no chillara y no reclamara ni se burlara ningún humano mas.
IMG_20140120_111008_028

Viajamos sin novedad y aquí en el terminal de Tar sin nadie que me ayudara empezó el verdadero circo de malabarismo de equipaje.

Pararse antes de llegar al terminal para acercar la jaula a la escalera, después volver a buscar la mochila, después bajar al primer piso y dejar las cosas estrategicamente cerca, después bajar la jaula, esquivar a la gente, volver por la mochila. Ir a buscar el teclado al equipaje, devolverse a ubicar la mochila y la jaula desde un punto del anden visible y no robable, ir a buscar el teclado de nuevo. Pararse a tomar aire un segundo. Ponerse la mochila, empujar la jaula unos metros, volver a buscar el teclado, y así sucesivamente hasta llegar a la calle, intentar detener un taxi que si te lleve con jaula, maldecir al sistema de transporte publico y jurar algún día tener un transporte propio, por fin logre subir furtivamente a un taxi que no me vio venir con una jaula y llegue a la casa.

Me instale y antes de caerme a pedazos fui a comprar comida para masacota y para mi y decidí quedarme en este lugar y no seguir buscando mas casa, por estar molida y en 10 días mas entrar a clases, merezco un descanso antes de eso y ya estoy harta de hacer tramites, buscar y rogar, me banco la subida de alquiler, trabajare part-time por ultimo para no estar tan apretada con las lucas.

Así que a la vuelta hable con la propietaria y todo bien, dormí una siesta, pero desperté con mil nuevas picaduras! (malditos insectos! por su culpa ya no quiero ir al amazonas) así que si ya estaba idiota ahora mil veces mas, así que junte toda esa rabia y la canalice en un aseo profundo y después me bañe en agua y en repelente por vez mil.

Después como aun era temprano (7 pm) y estaba todavía con pilas me fui a dar un paseo con la Dorita por los alrededores para bajar el estrés y resulta que muy cerca de acá hay un lago con un anfiteatro y un rió, la propietaria me contaba que el día anterior (domingo) habían hecho un festival de rock (me lo perdí!) y ahora iban a poner una peña (no tengo claro que es eso, espero que sea rock o folck ) y la otra semana un festival donde viene mana y julieta venegas (de ellos la verdad no soy fan).

Así que con la Dorita caminamos mas que Kung Fu y llegamos a un parque hermoso! con un millón de personas ejercitándose (todos regios, todos), haciendo picnic nocturno y paseando perros a la luz de la luna con el lago de fondo, a la derecha el anfiteatro y a la izquierda un puente con luces de colores que lleva al río y el parque creo que continua por ahí.

Me saque los zapatos, caminamos por el pastito con la Dora, me detuve, cerré los ojos un momento y mentalmente di gracias por el día, a pesar de todo, se había reivindicado con este cierre. También me prometí nunca dejar que un día termine mal, nunca.

Caminamos hasta el anfiteatro (claramente volví a abrir los ojos para no caerme) por la orilla del lago por un camino de madera, con reposeras y asientos en los costados, nos sentamos un rato a escuchar a un chico que cantaba con una guitarra y ya una vez que definitivamente se me pasaron los monos y ya no sentía los pies hicimos el viaje de regreso a casa y a dormir como si no hubiera mañana.

Anuncios

2 pensamientos en “#55 Día catorce: Que si que no que si.

  1. Qué rico que llegaron bien. Después te vas a reír a carcajadas de todo lo que has caminado y tramitado. Piensa bien lo de quedarte por no buscar algo más, aunque quizás cuando entres a clases alguien te comente de algún lugar más barato y bueno donde te puedas cambiar. Mucha suerte y descansa un rato, mujer!

  2. Un paso más de tu aventura completado! Genial! Muchos cariños para tí y la Dorita y dile a los Tarianos que te traten bien o voy y les pego, eso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s